Impulsan una iniciativa parlamentaria para reutilizar el agua en el Chaco

Los diputados Carmen Delgado Britto y Carim Peche, del interbloque Chaco Somos Todos, impulsan la sanción de una legislación tendiente a la reutilización del agua para un modelo sostenible de gestión.

El proyecto fue presentado este martes y lleva el número 3214. En su artículo primero establece que las estaciones de servicio, los lavaderos o proveedores de servicio de lavado de vehículos livianos o pesados, transportistas y proveedores el servicio de transporte urbano tienen la obligación de instalar equipos para el tratamiento, filtración de agentes contaminantes, detergentes, solventes o residuales de aceites, y posterior reutilización del agua destinada al lavado de vehículos.

En artículo segundo indica por su parte que las plantas industriales e industrias del papel, maderera, textil, avícola, de la alimentación y la bebida deberán proceder a la reutilización de las aguas utilizadas en esos procesos industriales mediante la implementación de tecnologías adecuadas para su regeneración.

Los equipos de tratamiento y los complementarios de depuración deberán ser los homologados que reduzcan la carga contaminante residual hasta valores admisibles para el uso al que vaya a destinarse el agua producto, y que eliminen microorganismos patógenos para asegurar la adecuada calidad sanitaria del agua, y reduzcan el nivel de sólidos en suspensión y turbidez, a fin de adaptarse a las calidades mínimas exigidas para su uso.

El artículo tercero indica además que las empresas en cuyo desarrollo se generen aguas residuales contaminadas con aceites, deberán equiparse de equipos de tratamiento y reutilización del agua, evitando el vertido de aceites minerales en las aguas superficiales y sistemas residuales, debiendo la autoridad de aplicación reglamentar los requerimientos especiales para la calidad del agua residual y los niveles de concentración máxima para vertidos, sea por medio de un separador aceite-agua o purificadas por medio de filtración de membrana, o pre tratamiento de ozono, o ultrafiltración, o que haga posible la reutilización del filtrado de la ultrafiltración como agua de proceso.

El artículo cuarto apunta a las administraciones gubernamentales sobres las cuales indica que deben intervenir y garantizar los procesos de depuración y uso seguro del agua, mediante una planificación y gestión óptimas para el uso eficiente de los recursos hídricos, debiendo instalar equipos para la reutilización del agua de lluvia a través de los desagües y otros métodos, y de las lagunas, humedales y represas, como de las que estuvieran en contacto con basurales a cielo abierto o que sufran riesgo de contaminación por vertido de particulares, terceros o del riesgo de la actividad propia de cada administración.

Los usos permitidos serán los destinados a emprendimientos agrícolas o frutihortícolas, recreativos, industriales, comerciales –establecidos puntualmente- y ambientales).

La iniciativa prohíbe la reutilización de las aguas depuradas o procesadas según el contenido de los artículos de esta ley, para posterior consumo humano, y/o para la industria alimentaria, o usos sanitarios o recreativos como agua de baño, público, deportivo o privado.

Compartir