Para Arroyo, la ley de emergencia alimentaria “puede ayudar a poner un piso a la caída social”

El jefe del bloque Red por Argentina, Daniel Arroyo, consideró que la ley para prorrogar la emergencia alimentaria hasta 2022 es “muy importante” porque “puede ayudar a poner un piso a la caída social”. “Es evidente que hay una emergencia, que hay un problema de hambre en Argentina”, señaló.

Al abrir el debate en la sesión especial de este jueves, el legislador remarcó que “hay un problema de mal nutrición, más cantidad de gente en los comedores comunitarios, más chicos que se quedan en las escuelas, más presencia en los merenderos. Y lo que se termina comiendo es fideos, harina y arroz”.

“Está claro que no es lo mismo comer o no comer, y está claro que hoy objetivamente hay una mayor demanda sobre los comedores existentes y se han creado nuevos comedores y merenderos en Argentina”, expresó, al tiempo de enfatizar que “en los últimos 20 días se ha complicado más por el aumento de los alimentos y porque se ha parado gran parte de la actividad económica”.

Para el dirigente, quien suena como posible ministro de Desarrollo Social en un eventual gobierno de Alberto Fernández, “hay más presión y más tensión porque como existen las partidas que existen, finalmente la cosa se complica”. “Estamos ante una situación compleja y delicada”, agregó.

Arroyo insistió con que “hoy tenemos que atender lo básico, que haya alimentos en los comedores, en los merenderos y en los comedores escolares”. “Estamos frente a una emergencia y la emergencia exige lo básico”, continuó.

El diputado explicó que el proyecto tiene como partes fundamentales que “reasigna partidas presupuestarias” y le permite al Estado “acelerar los procesos de compra de alimento”.

“Estamos ante una situación difícil. Nadie quiere encender la mecha, nadie tiene que tirar piedras, todos tenemos que ayudar en serio en un contexto delicado, porque hay gente que la pasa mal de verdad”, dijo.

Y concluyó sosteniendo que esta es una ley que “como mínimo necesita nuestro país” ya que “hay un problema de hambre, de mal nutrición y de caída fuerte de los ingresos”.

FuenteParlamentario
Compartir