El PRO habilitó a los partidos provinciales a hacer su propio interbloque

Un grupo de diputados que provienen de partidos provinciales formará su propia bancada dentro del interbloque de Juntos por el Cambio. "Están retrocediendo con el criterio de o seguis en el PRO o sos traidor", celebraron desde el espacio de Monzó.

Un grupo de diputados que provienen de partidos provinciales formará su propia bancada dentro del interbloque de Juntos por el Cambio. La posibilidad de crear un bloque propio fue habilitada por el jefe de bloque del PRO, Cristian Ritondo, para evitar nuevas fugas, mientras busca contener a aquellos diputados que responden a Emilio Monzó. El presidente saliente de la Cámara baja dio este fin de semana vía libre para que hagan lo que quieran: “Tienen razón en hacer un bloque propio”. No obstante, los diputados que responden a Monzó por ahora continúan dentro del bloque del PRO. Por ahora. El verano podría traer nuevas salidas.

Monzó dejó una extensa serie de definiciones que avivaron el fuego en el espacio de Mauricio Macri, del que dijo que tenía “un gobierno de obsecuentes”. Desde la conducción del PRO lo tildaron de “traidor”, casualmente el mismo adjetivo que le pusieron las cuentas trolls a los diputados que estaban evaluando hacer su propio bloque. Estos ataques en redes a los propios no generaron demasiado clima de consenso hacia adentro del bloque. También generó rechazo en estos sectores que Ritondo tildara de “Borocotó” a los que no se quedaran en su bancada. El futuro jefe del bloque -que no carece de cintura política- negoció para descomprimir con los diputados que provienen de partidos provinciales y que tengan su propio bloque.

Desde el sector de Monzó vivieron esto como una victoria. “Están retrocediendo con el criterio de o seguis en el PRO o sos traidor. Ahora están aceptando reconocer a los que vienen de partidos provinciales”, advertían. “Ya perdimos un par de diputados por este capricho porteño”, cuestionaron. Quienes formarían su propio bloque son los diputados Marcelo Orrego, Felipe Álvarez, Virginia Cornejo, Beatriz Ávila, Antonio Carambia y Domingo Amaya. Todos plantean quedarse en Juntos por el Cambio, pero conservando su identidad. Sostienen que no quieren integrar un bloque con un presidente de la provincia de Buenos Aires (Ritondo) y un vice porteño (por Alvaro González).

Orrego fue candidato a gobernador de San Juan y es intendente de Santa Lucía. Responde al senador Roberto Basualdo, quien hace tiempo tiene una alianza con el PRO y que armó un bloque similar en el Senado, junto a Carlos Reutemann, Juan Carlos Romero y Claudio Poggi. “No no me voy a alejar de Juntos por el Cambio”, le dijo Orrego al portal La Política On Line, al tiempo que confirmó que harán rancho aparte. En tanto, Felipe Álvarez viene de La Rioja y fue uno de los escrachados por los trolls macristas.

Además, se sumaría al bloque provincial Antonio Carambia (Santa Cruz), Virgina Cornejo (Salta), Domingo Amaya y Beatríz Ávila (Tucumán). En cambio, Luis Juez tendría por el momento con la idea de seguir en el bloque del PRO, aunque estaría pidiendo un lugar en las mesas donde se toman las decisiones.

En cambio, hay otros que están considerando girar hacia Frente de Todos. Es el caso de Pablo Ansaloni, que viene de UATRE, el espacio que supo comandar el aliado macrista Gerónimo “Momo” Venegas. “Está más adentro que afuera”, comentan en el bloque del PRO. Ansaloni estaría definiendo su partida en conversaciones con Ramón Ayala. Y no sería el último.

Quienes por ahora no se van -pero nada impide que lo hagan en el verano, tras el reparto de lugares en las comisiones- son los diputados que responden a Monzó. Entre ellos, están Sebastián García de Luca, Silvia Lospennato, Federico Frigerio, Juan Aicega y Gabriel Frizza. El trabajo de Ritondo es retener a la mayoría de esos diputados, porque -caso contrario- su bloque quedará en inferioridad numérica frente a los radicales, con los que se viene una tenida para ver quién conduce el interbloque y quién se queda con algunos lugares dentro de la Cámara de Diputados, como la vicepresidencia primera.

La balanza la podría inclinar la Coalición Cívica, en caso de que no se dirima en una negociación. Si bien están en conversaciones, sus integrantes descontaban que el espacio de Elisa Carrió iba a inclinarse por su amigo, el radical Mario Negri.

FuentePágina/12
Compartir