Bancarios: ”Señores legisladores nacionales, no se conviertan en infames traidores a la Patria”

Con la firma de caracterizados dirigentes gremiales bancarios, se dio a conocer un duro documento donde se les reclama a los diputados y senadores nacionales que representan a nuestra provincia en el Congreso que, ''no se conviertan en infames traidores a la Patria. El pueblo en las calles será el único instrumento para frenar este avasallamiento a las instituciones de la República y al sojuzgamiento' de los argentinos''.

El documento

”El psicópata mentiroso de Javier Milei, instalado en la Casa Rosada con sólo un 30% de votos propios, ha remitido al Congreso una “nueva” versión del proyecto de Ley Ómnibus donde, bajo el disfraz de cambio, deja todo igual que el anterior.

Convirtiéndose en un Calígula moderno con superpoderes entregados con la complicidad de diputados nacionales que con una “llamativa” obsecuencia creen en los compromisos que a cambio pueda asumir este personaje que ha hecho de la mentira su “modus operandi”.

Está claro que, tras algunas modificaciones, mantiene la misma intención del texto original; es decir, quedarse con la suma del poder público por el término de 2 años para ejecutar, con los superpoderes aprobados, su propuesta original.

Es difícil suponer que legisladores con años de experiencia en la función se dejen “engañar tan fácilmente” entregando al pueblo argentino atado de pies y manos, sumiéndolos a la miseria más absoluta y llevando a 8.000.000 de Jubilados y Pensionados a elegir si mueren por inanición o falta de salud; lamentablemente, no tienen otra opción.

Evidentemente quedará demostrado que no tienen conciencia moral y republicana, pero no escaparán al art.76 de nuestra Constitución Nacional y al 227 del Código Penal, por infames traidores a la Patria. El pueblo en las calles será el único instrumento para frenar este avasallamiento a las instituciones de la República y al sojuzgamiento de los argentinos”.

El escrito lleva la rúbrica de los dirigentes bancarios Jorge V. Díaz y Rubén B. Ruffino.

Compartir