Paro universitario: “Esto se soluciona con una ley clara de presupuesto que no tenga que ver con la discrecionalidad de cada gobierno”

La secretaria General de CODIUNNE, Marisú Liwsky, se refirió al escenario de conflicto en el que se mantiene la comunidad universitaria debido a los bajos salarios y al desfinanciamiento a la educación superior pública. Convocó a la concentración que llevarán adelante el miércoles, desde las 9, en la Casa de la Memoria, en rechazo a la sanción de la Ley Bases, en el marco de un nuevo paro del sector.

“Seguimos con el mismo problema que nos convocó ala marcha del 23 de abril. En rigor, solo se solucionó una partecita muy pequeña de lo que implica el presupuesto para las universidades públicas. S solucionó solo gastos de funcionamiento y de una manera coyuntural. El 90 por ciento restante del presupuesto no se solucionó. Esto tiene que ver con salarios de docentes y no docentes, actualización de becas, proyectos de investigación y de extensión, obras y mantenimiento”, sostuvo la docente y afirmó: “Estamos en un problema que realmente afecta a docentes, no docentes y estudiantes desde un lugar inédito en nuestra historia y en nuestro país”.

“Es un perjuicio no solo a la universidad sino a la clase trabajadora”, recalcó la dirigente y convocó a la medida de fuerza prevista para esta semana.

“Se profundiza el plan de lucha, los tres sindicatos vamos en unidad no solo con medidas de fuerza y paro sino también con una movilización y una vigilia a partir de las 9 frente ala Casa de la Memoria para estar atentos a la Ley Bases y a esa posibilidad de que sea sancionada en perjuicio no solo de los recursos naturales y la clase trabajadora sino del futuro de nuestro país”, manifestó.

Recordó que en el marco de la primera marcha convocada en abril, “hubo un comunicado muy fuerte del Consejo Interuniversitario que integran los rectores nacionales, que dijeron que no van a permitir que haya una discriminación para las universidades, que haya estudiantes de primera y de segunda, si cursás en la UBA o en cualquiera de las otras universidades”.

“Esto se soluciona con una ley clara de presupuesto, de financiamiento universitario que no tenga que ver con la discrecionalidad de cada gobierno, esto viene hace muchos años. Y ahora se ve con mayor fuerza porque hay una discreción arbitraria y una voluntad muy explícita de desfinanciar las universidades y de inhabilitar todos los puentes del Estado”, remarcó.

Explicó que las universidades dependen del Tesoro Nacional y son una parte descentralizada del Estado. “Estamos en riesgo y esto nos moviliza, nos mantiene en alerta. No queremos generar un perjuicio a estudiantes con paros indeterminados que perjudiquen la continuidad de clases, la toma de exámenes y entonces estamos en una contradicción también en este sentido”, sostuvo.

“La otra cuestión que entendemos es que no es prioridad de este gobierno la educación pública. Ya el primer indicio fue que un Ministerio que fue creado en la época de Sarmiento, con cientos de años, baje al rango de Secretaría y dependa de un mega Ministerio que es el de Capital Humano. Entonces, estamos en un riesgo inédito y nos preocupa porque está en juego el futuro de las nuevas generaciones que van a tener que ser cuadros políticos, llevar adelante la salida de un Estado con problemas. Es realmente preocupante y nos tiene a todos en alerta. La educación es lo único que nos saca de las desigualdad, la inequidad”, manifestó y concluyó: “El ideario de la universidad es el de ascenso social, el de desarrollo, el de futuro”.

Compartir