“En los juegos hay una mayor captación por parte de los groomers y los pedófilos”, advierten desde la División de Cibercrimen

"Es grave lo que pasa y mueve mucho dinero, por eso tenemos que estar alertas y creer al niño siempre porque tenemos que protegerlos", manifestó Carlos Barreto, jefe de la División de Cibercrimen en Chaco, quien brindó información y advertencias sobre los delitos tecnológicos vinculados a las infancias y sobre cómo operan los groomers o pedófilos para captarlos. "Los padres tenemos que conocer qué aplicaciones utilizan nuestros hijos, no digo que revisemos su privacidad", acentuó.

Carlos Barreto, comisario y jefe de la División de Cibercrimen de la Policía del Chaco, visitó los estudios de CIUDAD TV para brindar información y advertencias al respecto de delitos tecnológicos, principalmente de aquellos con llegada a las infancias como la Deep Web que promueve de manera puntual la pedofilia o la trata de personas, que es de muy difícil rastreo y que también es parte hoy de una de las líneas investigativas por la desaparición del niño Loan Peña, en el interior de Corrientes.

Comentó que desde el Ministerio de Seguridad, la Jefatura de Policía y el Departamento Cibercrimen se llevan adelante lo que denominan “ciberpatrullajes” constantes de captación de información para los groomers o pedófilos para la atracción de niños o niñas.

Remarcó que si bien llevan adelante una extensa agenda de capacitación en diferentes institutos privados y públicos, en foros vecinales, en el interior provincial, “es muy preocupante”. “El claro ejemplo se da en pueblos chicos, donde se conocen todos, y por ahí un menor de edad te comenta algo indebido sobre una persona a la que creen incapaz de realizar ciertas acciones porque colabora constantemente con el pueblo, porque es muy amable, porque pasa por un malentendido. Hemos tomado repercusión en vivo y en directo de situaciones así”, comentó.

Alertó que “en los juegos hay una mayor captación por parte de groomers o de pedófilos y siempre aparece el engaño para tener información del menor. El menor, por ejemplo, quiere mejorar su personaje y descarga alguna mensajería, ya sea Télegram o Discord, donde existe un gran peligro porque por monedas para realizarlo empiezan pidiendo fotos del torso desnudo o poses. Una vez que se genera ese círculo de confianza y llaman la atención del menor comienzan a pedir fotos más íntimas”.

“Como todo pasa hoy por las redes sociales para un preadolescente o un niño, ese es su mundo en esta era digital, se ven extorsionados y suben fotos íntimas o videos. Y para eso, hoy, la Deep Web o la Dark Web son los navegadores oscuros y así como uno descarga un Crome o un Mozilla, para la Deep web o la Dark Web tenés que descargar un navegador especial. Lamentablemente, no se puede establecer la conexión porque ahí entran para ocultar todo tipo de datos que puedan ser fehacientes en una investigación. Pueden cometer un error y es ahí donde las policías que abordan estos temas logran la identificación de las personas”, advirtió.

Al referirse al negocio detrás de una fotografía o de una filmación, Barreto aseguró que “hoy, el valor, de la distribución de material de menores de 18 años, mal llamado pornografía infantil porque son causas por abuso de menores”, es oneroso.

Hoy, la distribución de una imagen íntima de menores de edad y la tenencia misma es penado por el Código Penal. “Y hago hincapié también en aquellas personas que participan de diferentes grupos donde en forma de chiste, de burla o vaya a saber la intención, manda un video en donde hay un abuso de una menor o un menor de edad. Si yo lo descargo, ese video ya va a estar reportado y detectado por la ONG Missing Children que envía el alerta en base a los tratados internacionales. Lo mandan al Ministerio Público Fiscal con todos los datos de esa cuenta que subió el video y se debe intervenir con allanamientos como ya los hubo y la detención de los involucrados”.

Indicó que en las últimas intervenciones de la División de Cibercrimen lograron detener a un docente, pero además, también avanzaron en el último tiempo con cinco allanamientos, tres de ellos con detenciones, dos con notificaciones, y algunos reiteratorios.

“Es grave lo que pasa y mueve mucho dinero, por eso tenemos que estar alertas, creer al niño siempre, tenemos que protegerlos”, manifestó.

El caso Loan

Consultado sobre cómo es el mecanismo en casos como el de la desaparición del niño Loan, Barreto explicó que hay aspectos ya establecidos en el Código Procesal Penal, en el cual, previo autorización del juez que entiende la causa, se designará a un agente revelador “que pueda establecer los medios necesarios para ingresar en este lugar con una identidad y proceder a la identificación de la información que se tenga”.

“Si bien nosotros no intervenimos de forma directa, sí el Ministerio de Seguridad hizo mucho hincapié por cualquier información o filmación de cámaras por el paso de los vehículos que estaban involucrados (en el caso Loan)”, infirmó.

Indicó que también tomaron intervención las divisiones de Inteligencia y de Canes. “Hemos hecho informes, quizás no tan relevantes como los que manejan ahora las autoridades, pero hemos colaborado con información proveniente del Chaco. Y también se habló de una posible participación años atrás en hechos similares”, indicó.

Compartir